BlogUncategorized

“Estamos preparados… para los próximos 100 años”

By July 21, 2021 No Comments

Para nuestra cuarta sesión del Pasaporte de la Red SD, fuimos recibidos por I Protect Me, Sudáfrica, y nos acompañaron líderes de proyectos, representantes de autoridades locales, personal de escuelas, jóvenes participantes, trabajadores de prevención, académicos y otros partidarios, en persona y a través de videos pregrabados.

La sesión fue introducida por Cindy Martins, la nueva directora de programas de IPM, que nos condujo a un primer vídeo en el que se describen los antecedentes de I Protect Me (IPM) y se ofrece una visión de las actividades de IPM en las escuelas, así como algunos comentarios de los escolares y profesores participantes.

Cindy, que lleva cinco años colaborando con IPM en diversas funciones, agradeció a los colaboradores su ayuda financiera y de capacitación, y añadió que el proyecto no habría podido poner en marcha su programa extraescolar sin este apoyo. También mencionó el vehículo recientemente adquirido, financiado por SD Gran Bretaña, que les permite ampliar su alcance y llevar a cabo actividades en más lugares. Actualmente, IPM opera en nueve escuelas: tres de secundaria y seis de primaria.

El método de IPM parte de un mapa social, que conecta a los distintos actores. Cindy destacó la importancia de que las ONG trabajen con las distintas partes interesadas en lugar de hacerlo en un silo, e IPM cuenta con un número creciente de socios no gubernamentales e institucionales en Sudáfrica y en el extranjero.

Por ejemplo, el Departamento de Desarrollo Social sudafricano es ahora un socio serio, que ha aprobado subvenciones para cinco trabajadores de campo durante un año. Otros socios son la Universidad Nelson Mandela, el Departamento de Educación -que respalda las actividades en las escuelas y tiene un foro de ONG que vinculará a IPM con otras 18 ONG-, el Servicio de Policía de Sudáfrica y Rape Crisis.

Algunos de los aspectos más destacados de IPM son una intervención de formación para personas con discapacidades que abarca la formación informática y la capacitación de las víctimas, y la formación de 200 mujeres y niñas durante el mes de los derechos humanos (marzo) de este año.

Fundación y milagros

Tras esta visión general de la situación actual, Monica Clarke, la fundadora del IPM, tomó el relevo, comenzando con una cita del nuevo presidente del IPM, Randall Maarman: “Vamos a estar aquí durante los próximos 100 años”.

Monica dio las gracias a su marido Hedley, mecenas del IPM, por haberla apoyado sin reparos durante muchos años, y a continuación pasó a exponer los numerosos milagros que ayudaron a dar forma a I Protect Me.

En 2011, Mónica leyó una noticia sobre una joven que fue violada y asesinada y luego arrojada, como si fuera basura, en Western Cape. Esto le recordó los abusos que ella misma sufrió de joven y lo asustada e impotente que se sentía, a pesar de ser una mujer profesional y el sostén de la familia. Su conclusión fue que a ella y a millones de compatriotas se les había lavado el cerebro culturalmente para que no hablaran, para que “no airearan nuestros trapos sucios en público”.

Escribió un artículo en World Pulse sobre este tema, en el que expresaba sus fuertes sentimientos de que las escuelas no son los lugares de protección que deberían ser, y su deseo de hacer algo al respecto. A raíz de este artículo, se vio desbordada por las respuestas, y entre ellas se encontraba un correo electrónico de Duncan Bomba, de Nairobi (Kenia), que ofreció su ayuda, diciendo: “Llevamos años haciendo esto”.

Duncan era el director de Dolphin Anti-Rape and AIDS Control Outreach. Cuando se le acercó Mónica, Arnaud Delune (en ese momento Presidente de SD Francia) acordó que SD Francia le financiaría para ir a Kenia y descubrir lo que Dolphin estaba haciendo, y aprender sobre sus técnicas de autodefensa y su programa para los niños de la escuela primaria.

En 2013, I Protect Me se registró como organización en Ciudad del Cabo, y Mónica y Hedley viajaron a Sudáfrica. Cuando se encontraron desamparados a su llegada, les recogió en el aeropuerto un viejo conocido, el padre Brian Beck.

El padre Brian (a través de un vídeo pregrabado) dijo que, al escuchar la historia de Mónica, se dio cuenta de que ésta buscaba su ayuda. Le ofreció alojamiento donde él vivía para que pudiera realizar su sueño de luchar. Lanzó este proyecto en una cultura en la que los niños se quedaban solos todo el día porque los padres tenían que salir temprano por la mañana y volver tarde por la noche debido a las largas jornadas de trabajo. Según el padre Beck, esta es la razón por la que el abuso se ha arraigado y se perpetúa: los niños son a menudo abandonados a su suerte y son presa fácil de los adultos que los rodean.

El siguiente paso era aprender a trabajar con adolescentes, pero como Mónica e IPM no tenían experiencia en ello, se pusieron en contacto con Wijs Weerbaar, una escuela de defensa personal de Groningen, en los Países Bajos, donde la directora Marieke van Veen hizo todo lo posible para ayudarles a llevar un equipo a Holanda para asistir a su formación.

En 2010, Marieke había impartido una formación en Sudáfrica para personas con discapacidad. Quedó impactada por la violencia sexual y el acoso que sufrieron sus alumnos, y por la forma en que esta violencia impregnaba la sociedad. Volvió a casa profundamente impactada por los niveles de abuso en Sudáfrica, y por eso se sintió movida a ayudar a IPM.

El siguiente encuentro fortuito fue con Randall Maarman, un joven sudafricano que vive en los Países Bajos y que envió un correo electrónico a Mónica sobre un artículo que había escrito. Se encontraron mientras Monica estaba en Holanda, y poco después, él le dijo que iba a volver a Sudáfrica y que quería participar en el IPM.

Nada más llegar a Puerto Elizabeth, Mónica le pidió que reuniera un equipo y empezara a trabajar para el IPM, y así lo hizo.

El último testimonio de esta parte de la historia del IPM vino del Dr. Bruce Damons, de la Universidad Nelson Mandela. Según Mónica, en esta universidad hay “académicos que realmente ven el problema y entran en él”.

El Dr. Damons dijo: “Somos un socio del IPM. Nos hemos dado cuenta, como institución, de que no podemos hacerlo todo solos, que los espacios de aprendizaje son las personas sobre el terreno. Mónica es la universidad de la vida”.

Continuó hablando de permitir que los diferentes conocimientos converjan y creen colaboración -en lugar de competencia- para crear una sociedad mejor en la que todos puedan desarrollar su potencial. También dijo que lo ideal sería que esto ocurriera de forma recíproca, reconociendo que todo el mundo tiene algo que dar pero teniendo en cuenta que algunos tienen más recursos que otros, especialmente en el país más desigual del mundo.

Avanzar en equipo

El siguiente en intervenir fue Randall, que ahora es Presidente del IPM. Randall agradeció a todas las personas que han apoyado a IPM hasta ahora y dijo que se trata de un verdadero esfuerzo de equipo, pero que esto se debe a que “Mónica ha reunido un ejército de personas a su alrededor”.

En una ocasión, Mónica le dijo a Randall: “Los más jóvenes tienen que sacar esto adelante”, a lo que él respondió: “Estamos preparados”.

Otras palabras de agradecimiento fueron para Billy Paulson, que ha cedido a IPM una oficina en un centro comercial y ha pagado el alquiler de la misma. Billy respondió que estaba muy contento de que Mónica recibiera por fin el crédito por todo su duro trabajo y su inmensa dedicación.

Se proyectó un segundo vídeo en el que se presenta a los actuales trabajadores de la prevención y se expone el panorama de su trabajo actual: un programa entre iguales, la potenciación de las víctimas y un programa extraescolar en varias zonas desatendidas en el que se introduce la prevención mediante actividades artísticas y artesanales.

En el vídeo, IK Martins, director de la Escuela Secundaria Booysen Park -una de las primeras escuelas que abrieron sus puertas a IPM en Cabo Oriental- declaró que IPM aborda su misión de empoderar a los jóvenes; mientras que Cosmo Bartman, coordinador de Deporte, Música y Seguridad del Distrito Nelson Mandela, subrayó la importancia que tiene para él que IPM forme parte del Foro de Escuelas más Seguras de la ONG.

Preguntas y respuestas

Tras la presentación y las intervenciones de un amplio abanico de personas, hubo una breve sesión de preguntas y respuestas, que también sirvió de foro para comentarios y opiniones.

Steve Podmore ¿Qué tipo de apoyo necesita para seguir adelante?

(Steve Podmore, del Reino Unido, remitió a IPM a una organización africana llamada Gold Youth, especializada en la formación entre iguales, con la que IPM se asoció posteriormente. Ellos dan a IPM apoyo y recursos para facilitar la formación entre pares en las escuelas).

Mónica: necesitamos la participación de las empresas, que podrían formar a sus trabajadores para que estén seguros en los viajes de ida y vuelta al trabajo.

Randall: gracias por hacer la conexión con Gold Youth; estamos utilizando su programa de empoderamiento juvenil entre pares. Establecer más conexiones con redes puede ayudarnos a avanzar.

Helen Muñoz: ¿Habéis encontrado alguna resistencia al cambio por parte de los padres?

Mónica: La única experiencia de resistencia ha sido cuando una de las madres sacó a su hija de la fila para entrar en una iglesia para una sesión de formación porque era musulmana. De ahí aprendimos que teníamos que utilizar un terreno neutral para su formación.

El profesor Paul Stanton (ex jefe de Monica en el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido): Aunque el objetivo inicial era protegerme a , también hay un impacto en las escuelas, las sociedades y las culturas. Así que al final la gente está protegiendo a los demás y no sólo al yo individual. El enfoque comunitario está sembrando una semilla que puede crecer en muchas direcciones diferentes”.

Mónica: Sí, la investigación ha demostrado que cuando aprendemos a ser resistentes y a defendernos a nosotros mismos, también defenderemos a nuestros compañeros e incluso a los desconocidos.

Amelia: ¿Qué otras organizaciones similares existían antes en Sudáfrica? ¿En qué se diferencia IPM de otras organizaciones que trabajan en estos temas?

Mónica: Que yo sepa, no hay ninguna otra organización en Sudáfrica en la que se combine la resistencia y la resiliencia en escuelas con la autoprotección física. Dicho esto, el programa no surgió de la nada, sino que se basó en diferentes fuentes de inspiración, incluida la investigación académica. Pero IPM sacó el entrenamiento en resiliencia del papel y lo puso en práctica.

Lo que nos diferencia es que no ofrecemos talleres puntuales, sino un programa completo. La investigación ha demostrado que el aprendizaje repetitivo cambia el comportamiento. La creatividad también es importante.

Tenemos muchas historias de éxito, como la de una chica que contó al profesor que utilizó las técnicas de IPM para salir de una situación potencialmente peligrosa cuando un grupo de hombres la abordó al bajar de un autobús.

Terminar bailando

La sesión terminó con una nota alta, ya que tocamos la canción extremadamente bailable de IPM.

Puedes ver una grabación de toda la sesión aquí: